Dra. Natalia Lizano Hernández.

Urianálisis: Aspectos básicos

El urianálisis es una herramienta diagnóstica muy útil, sin embargo el desconocimiento de todas sus utilidades puede hacer que se use poco esta prueba. A continuación se menciona y explica cada aspecto del urianálisis realizado en los laboratorios Diagnóstico Albéitar. Comprende el examen físico, químico y microscópico. Es importante destacar que todas las partes del urianálisis pueden verse afectadas en orinas de más de 12 horas de recolectadas, y por lo tanto, después de este tiempo el resultado no será preciso.

Diferentes tomas de muestra para urianálisis

Por micción: Es el método menos invasivo. Idealmente la toma se hace de la mitad del chorro, para que las primeras gotas eliminen posibles contaminantes del exterior, pero es el tipo de muestra que están en mayor riesgo de contaminación, especialmente si las toma alguien sin experiencia. Algunas veces el paciente puede sentirse incómodo y dejar de orinar cuando se intenta tomar la muestra. No son aptas para urocultivo.

Del piso o de la mesa de examinación: Son muestras contaminadas, no aptas para su análisis. Los mismos limpiadores utilizados en la mesa pueden alterar los hallazgos de la tira reactiva y puede haber contaminación bacteriana.

Por presión manual en la vejiga: Se deben tomar las mismas medidas que las muestras tomadas por micción. No se recomienda en animales conscientes ya que la presión realizada puede causar ruptura de vejiga o un reflujo de orina hacia uréteres, riñón y próstata y con ello transportar bacterias a estos sitios.

Cateterización: Requiere ser realizada por personal capacitado. Debe utilizarse material estéril, tanto por la salud genitourinaria del paciente como por la integridad de la muestra y limpiar los genitales externos antes de introducir el catéter. También se recomienda eliminar la primera porción de muestra. Generalmente los pacientes deben ser sedados. Puede incrementarse la cantidad de células escamosas en el examen. Muestra apta para urocultivo.

Cistocentesis: Puede realizarse con el paciente despierto. Siempre debe limpiarse el área donde se realizará la punción. Considerado el método ideal para urocultivo, sin embargo posee varias posibles complicaciones como: hematuria o contaminación de la muestra con sangre, ruptura vesical, peritonitis secundaria a goteo interno de orina séptica o como consecuencia de una punción al intestino o del útero.

Tipos de muestra para urianálisis

Al azar: Es la más utilizada y por lo tanto, hay variables que deben tomarse en cuenta, como: toma de agua reciente, actividad física, cantidad de tiempo que estuvo la orina en la vejiga, tratamientos o intervenciones previas. Por ejemplo: La toma de agua previa, además de disminuir la densidad urinaria, puede provocar lisis de las células presentes en la orina o diluir los componentes químicos que se analizan.

8 Horas o primera muestra de la mañana: Consiste en la muestra más concentrada, lo que permite evaluar la capacidad renal de concentrar orina así como la presencia de químicos difíciles de medir en orinas diluídas.

24 Horas: Es utilizada para monitorear la excreción de un analito, como electrolitos, hormonas o proteínas.

Análisis físico

Densidad urinaria: Es la forma de medir la cantidad de solutos disueltos en la orina, como electrolitos y productos del metabolismo (como urea y creatinina) eliminados por el riñón. Es afectada por la deshidratación y por los metabolitos contenidos (tamaño, peso molecular y cantidad). Partículas grandes como urea, proteínas y glucosa pueden alterarla. La mejor forma de medir la densidad urinaria es por medio de refractometría, las tiras reactivas son poco precisas para muestras veterinarias y no se recomiendan.

La medición de densidad urinaria permite evaluar el estado de hidratación de un paciente, así como la capacidad de los riñones para conservar o excretar agua. Además para confirmar poliurias de origen endocrino, causadas por enfermedades de tracto urinario bajo o sistémicas.

Color: El color normal es el amarillo, pero puede variar en tonos claros para orinas diluídas y oscuros para muestras concentradas. El color debe determinarse a través de un contenedor transparente y un fondo blanco y puede cambiar en condiciones fisiológicas normales, patológicas o secundariamente a administración de ciertos medicamentos. Por ejemplo: Muy amarilla, anaranjada o verduzca indica bilirrubinuria, roja, café o vino indican hematuria, hemoglobinuria o mioglobinuria.

Turbidez: Se refiere a qué tan clara se encuentra la orina y para evaluarse debe estar homogenizada. Normalmente es transparente pero cambia cuando contiene elementos anormales como muco, células, cristales, sangre, pus, lípidos, o contaminantes externos.

Análisis Químico

Se utilizan tiras reactivas fabricadas para medicina humana, por lo que algunas almohadillas no deben considerarse confiables en medicina veterinaria. Las características químicas de la orina cambian en muestras muy antiguas, por lo que es preferible que sean procesadas en las primeras 12 horas.

pH: Es el resultado del equilibrio ácido base del cuerpo y puede alterarse por dieta, enfermedades, entre otros. El valor de referencia es de 6.0 a 7.5 en perros y gatos. En carnívoros se considera normal una orina ácida por aumento de cantidad en proteínas. Las tiras reactivas utilizadas para este fin contienen reactivos que interaccionan con los iones de hidrógeno.

Proteínas: Algunas veces pueden encontrase pequeñas cantidades de proteinuria en muestras concentradas, esto se considera normal por secreción de proteínas por parte del epitelio renal. Las causas de proteinuria pueden clasificarse en:

-          Prerrenal: Condiciones en las que el nivel de proteínas plasmáticas está aumentado, como hemoglobina, mioglobina, proteinuria de Bence-Jones u otros reactivos de fase aguda cuando hay infección o inflamación. Estos procesos pueden causar daño al riñón.

-          Renal: Asociada a enfermedad renal. Puede ser transitoria (por ejemplo en casos de fiebre) o persistente.

-          Post-renal: Pueden agregarse a la orina desde uréteres, vejiga, hasta uretra. Incluso hasta de tracto genital. Asociada a infección, inflamación, proveniente de sangre (trauma), neoplasia o hasta por gran cantidad de fluído seminal.

Glucosa: Es una molécula pequeña que pasa libremente por los glomérulos y luego se reabsorbe. Cuando la cantidad de glucosa sobrepasa el umbral de absorción, se produce la glucosuria. No siempre que se presente hiperglicemia, va a estar presente la glucosuria, sin embargo inversamente, siempre que se presente glucosuria, va a presentarse hiperglicemia.

Cuerpos cetónicos: Son producto del metabolismo de grasas y excesiva movilización de lípidos. La mayoría pasan libremente la filtración glomerular y no se reabsorben.

Sangre: Una tira reactiva positiva a sangre puede resultar por la presencia en orina de eritrocitos íntegros, hemoglobina o mioglobina. Se debe diferenciar cuál de estas causas es la que presenta el paciente debido a las diferentes etiologías que presentan. Es importante que se verifique el resultado por medio de observación del sedimento urinario.

Bilirrubina: La presencia de bilirrubina en orina puede ser de origen hepático (por colestasis) o producto de hemólisis intravascular. En perros, la bilirrubinuria puede aparecer antes que la hiperbilirrubinemia.

Urobilinógeno: En perros, se produce un aumento de urobilinógeno en orina en casos de hemólisis severa, aunque algunos investigadores no consideran confiable esta medición.

Nitritos: Esta medición no se considera confiable en medicina veterinaria.

Leucocitos: Esta medición no se considera confiable en medicina veterinaria, se pueden evaluar en el sedimento urinario.

Gravedad específica: Esta medición no se considera confiable en medicina veterinaria, se utiliza el refractómetro.

Análisis Microscópico

A continuación se detallan los hallazgos más comunes durante el examen de sedimento urinario y cómo interpretarlos correctamente relacionándolos con la clínica. Las células y otros componentes microscópicos celulares pueden alterarse en muestras muy antiguas, por lo que se recomienda que sean procesadas en las primeras 12 horas de tomadas.

Eritrocitos: Indican la presencia de sangrado en tracto urinario y permite distinguir entre la presencia de hemoglobina o mioglobina. Algunas veces pueden romperse las células en orinas muy diluídas, por lo que el reporte indicará la presencia de sangre en la tira reactiva pero no en el examen microscópico. En algunas ocasiones, un sangrado leve se puede atribuir a la toma de la muestra.

Leucocitos: Indican inflamación y/o infección urinaria. Más de 5 leucocitos por campo es indicativo de alteración y lo recomendable es realizar un urocultivo. En Diagnóstico Albéitar, todas las muestras tomadas por cateterismo o cistocentesis se conservan ese mismo día hasta las 6 de la tarde en caso de que el médico desee realizar un urocultivo con la misma muestra, sin tener que volverá a citar al paciente en la clínica.

Células transitorias: Son las células provenientes del epitelio transicional de la vejiga urinaria. En caso de observarse gran cantidad se recomienda realizar ultrasonido y si se encontraran cambios sugerentes de displasia, el patólogo le recomendará realizar citología del sedimento urinario para descartar neoplasias vesicales.

Células escamosas: Son células provenientes de la uretra, vagina o algunas veces provenientes de piel en caso de muestras tomadas por cistocentesis. Normalmente presentes en mayor cantidad en muestras tomadas por cateterismo. En caso de encontrar cambios sugerentes de displasia, el patólogo le recomendará realizar citología del sedimento urinario.

Cilindros: Existen muchos tipos y cada uno tiene diferentes causas según su composición. Entre ellos están: cilindros de eritrocitos, de leucocitos, de células epiteliales, cilindros granulares, de grasa, de cera, cilindros hialinos, granulares y bacterianos.

Cristales: Existe una gran variedad de cristales presentes en orina, por lo que es preferible que el sedimento urinario sea revisado por personal familiarizado y calificado para tal propósito. En muestras muy antiguas pueden formarse cristales in vitro o incluso diluirse cristales presentes en la orina del animal, por lo que deben procesarse durante las primeras 12 horas. Entre los cristales podemos citar: ácido úrico, biurato de amonio, de bilirrubina, de oxalato de calcio monohidratado y dihidratado, de colesterol, cistina, estruvita, carbonato de calcio, entre otros.

Bacterias: Se pueden presentar cocos o bacilos. Lo ideal es que se realice un urocultivo tras el reporte de la presencia de bacterias o en su defecto una tinción Gram. En Diagnóstico Albéitar, todas las muestras tomadas por cateterismo o cistocentesis se conservan ese mismo día hasta las 6 de la tarde en caso de que el médico desee realizar un urocultivo con la misma muestra, sin tener que volverá a citar al paciente en la clínica.

Espermatozoides: Es un hallazgo ocasional en pacientes machos enteros.

Sedimento amorfo: Consiste en contaminantes, detritus o células destruídas hasta cristales amorfos. Cuando se reporta gran cantidad de sedimento amorfo es recomendable realizar ultrasonido abdominal.

Para mayor información no dude en contactarnos al 4052-2200

Cristales de cistina